Soñar

Imagen: camperointheyeah.blogspot.com

Dicen los expertos que dormir es muy importante para restaurar las funciones cerebrales y que se necesitan menos horas de sueño a medida que aumenta la edad. Decía J.L.Borges que “no poder hundirse en el sueño, es el horror de ser y de seguir siendo, es el alba dudosa”. La ansiedad parece ser la responsable de que el cuerpo no fabrique melatonina -hormona del sueño- y puede que también lo sea, caer en una especie de dimensión catastrófica de lo real por tener distintas formas de percibir, pensar, sentir, imaginar, soñar o fantasear…Sin embargo hay muchas clases de insomnes -ya incluso Platón hablaba de los perversos, ¿no?- y quizás también estén los sufrientes o los que se esconden bajo la subjetividad respetuosa del orden durante el día y no pueden dormir por la noche porque siguen sin poder afrontar as contrariedades diurnas de lo real.
Ser un ‘phantasma’ podría ser muy interesante para escribir, investigar o pensar sin la ruidosa cotidianiedad del día. Incluso, si físicamente lo puedes soportar, estar despierto cuando los demás duermen, podría ser el mejor antídoto para la invisibilidad que experimentan los no durmientes durante el día.
No en vano muchos descubrimientos o joyas literarias se han gestado por expertos insomnes.