10ª y 11ª Propuestas de lectura audiovisual. Los sustitutos y Metrópolis

Ambas tratan el tema de las antiutopías, o anticipaciones de un futuro de pesadilla

La más actual, Surrogates (Los Sustitutos, 2009) pertenece al género thriller de acción , dirigido por Jonathan Mostow – el responsable de Terminator 3- y protagonizado también por Bruce Willis, Radha Mitchell y Ving Rhames. El guión literario y técnico lo escribió John Brancato y Michael Ferris,  basándose en la historia de un cómic  editado por Top Shelf Comix y realizado por Robert Venditti y Brett Weldele. La voz argumental  interpela al espectador-lector sobre lo ético de una  sociedad en la que las máquinas son los avatares perfectos de unos humanos que, cansados de comprobar su imperfección y fragillidad, viven e einteractúan entre sí por medio de robots que son una versión mejorada de sí mismos en una proyección virtual de su existencia aparentemente perfecta y en la que no hay cansancio, enfermedades, fealdad o muerte. Mediante sus propias réplicas, dos agentes del FBI (Bruce Willis y Radha Mitchell) investigan los asesinatos que se empiezan a procucir de varios de estos androides.
Parece que el inspirador, Rober Venditti ya se planteó la idea en la novela gráfica inspiradora al observar la creciente fascinación de muchos jugadores a ser implantados por avatares en videojuegos y todo tipo de realidad virtual -como la blogosfera, por ejemplo. La obsesión por mostrar siempre una imagen perfecta -emblema de nuestra sociedad de consumo- es el eje que articula esta historia cinematográfica de ciencia ficción.


Trasladar una idea de supremacía  de las máquinas a la gran pantalla tiene ya sus orígenes en incunables clásicos de los primeros años del cine como la joya del cine mudo alemán, estrenada el 10 de enero de 1927 Metrópolis de Fritz Lang cuya versión restaurada (se habían eliminado 26 minutos de intriga) , se presentó en febrero de este año en el 60º Festival internacional de cine de Berlín. Aparecen en los buscadores casi 370.000 entradas  y hay trabajos de alumnado de gran calidad investigadora.
Una historia sencilla contada en clave mesiánica que refleja el sin sentido de las divisiones y jerarquías, de las instituciones y de las reglas que nos rodean y cómo sin acudir a la fé, suspendiendo el tiempo cronológico, aún hay alguna posibilidad . El inconveniente es que se justifican también las prácticas subersivas afines al uso-sin-derecho medieval. Plantea una futurista sociedad del año 2026 dividida en dos grupos: una élite de propietarios , que viven en mundo  de rascacielos y paisajes urbanos, y los obreros que trabajan sin cesar en el subsuelo para mantener en funcionamiento la ciudad.  Parte de la ciudad subterránea, la habitación de la máquina y la plaza de la catedral en que se desarrolla la acción, fueron construidos en un set a gran escala poblado con unos 30.000 extras; pero la mayor parte del escenario se recrearía mediante la técnica de matte paintings y maquetas a gran escala, escenarios pintados y maquetas creados por Eugene Shuftan (1893-1977) quien utilizaría una innovadora técnica basada en el uso de espejos para crear la combinación in-camera de sets en miniatura, pinturas o retroproyecciones y decorados a gran escala. Además de los escenarios futuristas que caracterizan Metropolis, no podemos olvidar a María (creación en el film del cientifico loco Rotwang) considerada el primer robot de la historia del cine. María será recreada, como muchos de sus descendientes, con una actor vestido con un incómodo disfraz. Aunque criticada duramente por H.G.Wells -creador de le ciencia ficción- y con poco éxito comercial, “Metropolis” se ha convertido en una película legendaria inspiradora de La guerra de las galaxias (1977) de George Lucas  o Blade Runner(1982) de Ridley Scott (adaptación cinematogràfica de Do androids dream of electric sheep de Philipp K. Dick) o El quinto elemento (The fifth element,1997) de Luc Besson. Otras películas como Regreso al futuro y sus secuelas. 2001, Una Odisea en el espacio (1968)  -adaptación de la novela homónima de Arthur C Clarke -que también escribirá en el guión ,  Brazil (1985), de Therry Gillian, se inspirarán en novelas como Un mundo feliz de Aldous Huxley, 1984 de George Orwell, o gran parte de la obra de Philip K.Dick.


Entre los fundadores indiscutibles de este  género cinematográfico también  hay que destacar a George Mélies con su Viaje a la luna (1902) y  La mujer en la luna (1928), de Fritz Lang.
La ciencia ficción transforma el escenario narrativo y es aceptable como especulación racional pero quizás en nuestros tiempos no esté tan lejos de hacerse realidad o ya la estemos viviendo…

Para ampliar: Eduardo Gallego y Guillem Sánchez ¿Qué es la ciencia-ficción?