La magia de la escritura

“Las palabras no valen más que como mediadores entre la virtualidad del pensamiento y la realidad de la accción”. LOUIS LAVELLE. L´erreur de Narcisse.
“No hay otra manera de escribir que leyendo al derecho y al revés”. GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ.
” Es inmoral toda obra que no provoque ninguna exaltación “. GUSTAVE FAUBERT

Aunque sepamos que escribir bien es un arte, cómo estimular la creación literaria de nuestro alumnado se ha convertido en un deseo constante entre quienes soñamos con la presencia de literatura práctica en nuestras aulas.
Una escritura brillante tiene que tener su propio estilo, requiere también leer mucho, ” Hay que leer lo que yo escribo y lo que escriba el mundo” dice en su blog el profesor Alvaro García Hernández, mostrándonos con sus sencillas pero importantes palabras qué pretendemos cuando escribimos: ser leídos.
Tenemos que alentar al alumnado a que encuentre su propio estilo y refleje su personalidad en todo lo que escriba, a esmerarse en la forma escribiendo mucho pero corrigiendo más y no perdiendo en el proceso la naturalidad y el interés que despierta toda composición bien escrita. Empezar dinámicamente e interesar más allá de los datos, interesar por la vida utilizando un vocabulario exacto y variado.
Nuestro mirar a la escritura funciona como lo haría una cámara: cambiando progresivamente de plano para acentuar la sensación de realidad y de reflexión, estando atento a que el lector no se aleje demasiado de la unidad que vertebramos creando un clima de expectación que lo produce una redacción perfectamente trabada, la puesta en escena de una escritura completa, clara, elegante y discreta.
Puede que nuestro escrito requiera incluso varias redacciones: para acortar párrafos, evitar caer en frases tópicas, frías o torpes y despertar sensaciones, no ambigüedades monótonas.
Tenemos que enseñar a escribir con vigor, entusiasmo, seguridad, dominio, como si cada escrito fuera una nueva aventura. Escribir implica construir, equilibrar, crear, entusiasmar, sugerir, precisar, acercar, acentuar, alejar, hipnotizar, vertebrar, fluir, imaginar… porque la escritura es arte y magia, precisión, sabiduría y en ocasiones pasa a la historial por ser magistral .
Un comienzo magistral consigue atrapar señala G. Campo Villegas : “Empotrado entre sierras, surcos y barrancos” -es un ejemplo de brillante comienzo en la redacción de un alumno de 13 años que inicia con cinco palabras muy bien escogidas, la descripción de su pueblo: aliteración, utilización de consonantes dentales y vibrantes crean un principio con sensación de aspereza que fusiona incluso las “eses”…
No hay que tener miedo a derrochar recursos de manera sabia, fusionando la realidad con metáforas, imágenes o personificaciones y procurando que la ortografía destaque con perfección pero pasando desapercibida.
Cuando escribamos y sobre todo, cuando intentemos enseñar a escribir a nuestros alumnos hay que ser conscientes también en todo momento de lo que llevamos entre manos. Somos magos de la lengua y debemos saber manejar nuestros secretos, datos, observaciones o precisiones que nunca serán casuales. “El escritor tienen los pies sólidamente afincados , pero sabe elevarse, sabe imaginar, es consciente de que exagera literariamente…”
La escritura se disfruta con todos los sentidos por eso es importante escuchar, mirar, tocar, oir, y saborear lo que escribimos o leemos.
“Escribir también es una eleción perpétua entre mil expresiones de la que ninguna me satisface, y, sobre todo, no me satisface sin las demás….” -declaraba Margueritte Youcenar, planteando con ello una nueva clave de la escritura: el equilibrio que debe producirse entre lo que pienso y lo que digo.
Una buena escritura es delicada, pasa casi desapercibida y no agota. En literatura no se puede decir todo; no se puede detallar hasta el agotamiento al lector. Hay que esbozar pinceladas mediante las que todo lo demás pueda adivinarse o intuirse incluso aún cuando imaginación y realidad sean la pareja perfecta.
Y la música debe incluso impregnar la prosa. Las palabras ordinarias aunque sean funcionales y se repitan no se recuerdan; en cambio aquellas voces con altas dosis de concentración léxica y sonora, siguen perfumando el texto cada vez que lo releemos. Son frases exquisitas que evocan las intermitencias de una fuga o la pasión de una cantata. Hay grandes escritores que derrochan cultura y profundos sentimientos pero oprimen los lectores con su monotonía machacona o con altas dosis de evidencia erudita.
La sístole y diástole de la escritura que palpita en todo escrito por cuyas venas fluye también una buena parte del alma de quien lo ha escrito.

Para ampliar

Anuncios

10 comentarios en “La magia de la escritura

  1. Me alegro Mª Carmen de que te haya sido útil. Si te interesan recursos sobre creación literaria, échale un vistazo a Grupo Buho.es. Es una de las comunidades literarias virtuales más grandes de internet con comentarios y sugerencias muy interesantes -creación de un blog literario personal o posibilidad de consultar magníficos blogs de otros escritores. Puedes descargar gratis más de mil libros y se publican a diario poemas, cuentos y microrelatos. La dirección es:http://www.grupobuho.es/blogs.htmlSaludos cordiales, Mila.

  2. Sin duda es tu mejor post. Me permito añadir sólo una referencia más a tus consejos de escritura: "hay que quitar a toda costa todo lo que suene a literario". Es del testamento literaio de Flaubert: su prólogo a los "Tres cuentos".J.

  3. Pues publicada está la referencia y añado cita de Flaubert -ya una autoridad literaria cuando escribió ese prólogo. También decía que para ejercer la crítica hacía falta tener "una gran imaginación y mucha bondad"…Está claro que para élel contexto era más importante que lo literario. Muchas gracias por tu opinión J.

  4. Me apunto a la utilización didáctica de tu artículo. Y cuánto más nos luciría si no sólo fueran los alumnos los lectores de lo que has escrito: magnífica vacuna contra los desmanes de lo políticamente correcto -tan de moda, por desgracia.J.

  5. Ya apuntaba R.Barthes que cuando un hecho pasa a ser relatado, con fines intransitivos y no actuando directamente sobre lo real se produce una ruptura a pesar de la relevancia que tiene el lenguaje con la realidad según M.Foucault -siento no recordar mejor las citas-Aún así no encuentro mejor forma de combatir tales desmanes incorrectos que con humor…Saludos, J.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s